02 enero 2006

Meditaciones sobre un faldón de vinilo

Desde el inicio de ¿Dónde está el depósito...? pensé que había que resolver a una cuestión teórica que estaba en la esencia de la creación de este proyecto: ¿Cuál es la diferencia entre los coches como objeto de arte que trato de presentar aqui, y el fenómeno emergente del Tuning?
Quizá a los ojos de muchos de los visitantes asiduos u ocasionales del blog les parezca una diatriba estéril, o en cualquier caso vacía. Sin embargo, para mi planteamiento es importante ver si existen similitudes, o en su caso en qué radican las diferencias entre las manifestaciones artísticas realizadas sobre automóviles o incluso el diseño industrial como objeto artístico, y el Tuning como expresión artística.

Las siete lámparas del Tuning
Estrictamente, es evidente e irrefutable que el Tuning es un fenómeno cultural en toda su extensión. Atado a un tipo de cultura urbana de la que participa en cierta medida también del graffiti, diferentes tipos de música desde el Hip Hop hasta las distintas manifestaciones del Tecno. Pero no es menos cierto que, aunque en España ha tenido un auge espectacular en los últimos cinco o diez años, este fenómeno, con más o menos variantes, se ha desarrollado en otros países de Europa y en EEUU desde hace años. Desde preparadores clásicos dedicados a modificar coches deportivos de lujo como Brabus o Koenig, hasta los clásicos Hot Rod americanos inmortalizados por George Lucas en "American Graffiti".
Sin embargo, en los últimos años la vertiente más extrema del Tuning parece haber alcanzado un gran auge. En la semántica de este nuevo Tuning se aúnan tres contenidos esenciales: la personalización del vehículo, la modificación de sus formas, y la espectacularidad de las formas bi y tridimensionales. Y un corolario sobre todas ellas: que las modificaciones destinadas a mejorar el coche técnicamente sean mucho más evidentes que eficaces. Dicho de otra manera, además del básico punto de partida de modificar en parte el coche para hacerlo único, estas modificaciones suelen realizarse sobre los elementos que otorgan volumen al coche (aletas, paragolpes delanteros y traseros, y alerones), y en los que caracterizan su forma esencial (faros y pilotos, configuradores de la "mirada"). Por encima de estas modificaciones tiene además gran importancia la pintura del vehículo. Y ahi pueden verse desde pinturas de un solo color, a veces con leves decoraciones geométricas hasta espectaculares pinturas en varios colores, y a menudo incluso con figuracion representando variados elementos, desde rayos hasta animales salvajes, calaveras, nubes, paisajes...
En toda esta modificación, y en su entorno cultural de concentraciones, música, estética, e incluso ideología, evidentemente existe un contexto creativo y en cierta manera artístico, que valdrá la pena analizar en su momento desde el punto de vista de la cultura urbana espontánea y más o menos rabiosamente contemporánea.

Automovil como arte
La observación del automóvil como obra de arte, en cambio, parte de presupuestos diferentes aunque probablemente convergentes. El auge del estudio del diseño en los últimos años, desde el estudio de los Arts and crafts de William Morris hasta el esplendoroso diseño escandinavo de los últimos cien años, ha permitido establecer diferentes enfoques sobre la tradicional concepción del Arte, y traer a los museos de arte contemporáneo desde la silla de Rietveld hasta el VW Escarabajo. El automóvil, como pieza de diseño industrial, puede bien ser tenido en cuenta como obra de arte utilitaria, al igual que tantas piezas que aún hoy en día se muestran en los museos tradicionales.
Pero además el automóvil ha atraído sobre sí mismo muchas miradas artísticas a lo largo del siglo XX, como las de los pintores. Producto de ello han quedado las varias experiencias, como los BMW Art Cars, de automóviles pintados por artistas, pero también de coches como motivo pictórico en lienzos. Ahora bien, en estas realizaciones hay una diferencia sustancial respecto a las creaciones de los modificadores del Tuning: La pintura sobre automóvil en ningún momento contempla modificar la forma esencial de diseño del automóvil, sino más bien complementarla mediante otra obra de arte realizada sobre su carrocería. Asi se puede apreciar en todas las obras realizadas sobre los BMW, asi como en el Volvo de Romero Britto o en otras varias realizaciones.

Así, se podría resumir que, si bien el Tuning, en su vertiente más próxima a la visión artística del automóvil, plantea la transformación del coche en algo sustancialmente distinto a la forma inicial, en el caso de la Pintura sobre automóvil bien puede entenderse que se busca complementar una obra de diseño utilitaria inicial, con otra obra de arte sobre su superficie. Como colocar un mural de cerámica creativa en la entrada de un edificio de vanguardia.

De manera que mi interés en este blog está claramente volcado en el automóvil como arte, en sus diferentes vertientes (creación audiovisual en torno al mismo, pintura sobre automóvil, diseño artístico utilitario...) y en ningún caso este renovado fenómeno del Tuning cuyas raíces culturales y apuestas estéticas son densas pero no forman parte de mis intereses desde el punto de vista artístico.

* Tech-Art Cayenne, foto obtenida en www.seriouswheels.com

5 comentarios:

Federico dijo...

Luis. Ahora si me quedó muy clara la diferencia entre el tuning y el art car. Como vos, también prefiero las expresiones más artísticas en cuanto a diseño industrial y pinturas, que sobre el tuning que es más bien grotesco.
Cada vez mejor tu blog felicitaciones

Luis Miguel dijo...

Gracias de nuevo Federico. En cualquier caso mis reflexiones son siempre abiertas a que cualquiera queráis introducir precisiones, visiones complementarias o ampliaciones de los temas que aqui planteo. Uno sólo es dificil que acabe encontrando la verdad sobre casi nada.

Saludos

Karina Marioni - Valeria Rutti dijo...

Luismi:
Diras que hace una mujer opinando de autos? jaja. Si bien diferimos en las concepciones de tuning y art car quiero decirte que tu blog esta muy bueno, tanto los post, como imágenes y datos tecnicos, incluso los links son interesantes. En Córdoba hay una movida de tuning y picadas muy importante, somos fierreros, como le decimos aca, asi que voy a visitar asiduamente tu blog, sobre todo si sigues agregando notas de Ford o clásicos americanos de los '50 o '60 (esos motores gigantes que roncan al ser "pisados" me fascinan).
Exitos para el año que entra!
Cariños... Claudia

Luis Miguel dijo...

Hola Karina.

¿Qué hace una mujer opinando sobre coches? pues exactamente lo mismo que un hombre, ¿no?, opinar por supuesto. Estoy encantado de tener una comentadora y de hecho espero tus atinados comentarios sobre lo que consideres oportuno.

Iré dando a conocer algunos experimentos de diseño industrial relacionado con los coches americanos, si. Por ejemplo, tengo en preparación un artículo sobre cómo afectó la carrera espacial y las novelas de ciencia ficción (Bradbury, etc) al aspecto exterior de los coches en USA. Y algunos otros detalles de interés.

Por supuesto, cualquiera al que le gusten los coches le tiene que emocionar un V8 enorme gorgoteando al ralentí esperando a alzar su voz ronca. Yo tengo un modesto 4x4, un Land Rover Discovery, pero hace un par de veranos, en una ruta de circunvalación de Zaragoza, iba paseando a unos 100 km/h con las ventanillas abajo, cuando comencé a oir un aullido del otro mundo por detrás... y acto seguido me adelantó un maravilloso Cobra 427 amarillo cuyo v8 aún me resuena en la cabeza... Inolvidable

Por cierto, me parece interesantísimo tu blog. Yo soy profesor de adultos en Zaragoza, y tengo varios amigos que son profesores en colegios publicos de España, asi que el tema de la educación no me cae lejano.

Seguiremos hablando. Saludos

Federico dijo...

luis ¿a dónde andas ? que estas perdido ¿de vacaciones? eso espero sigue con tu blog que esta muy bueno