06 enero 2010

La nueva arquitectura de Zaragoza, imagen mundial del Opel Meriva

En muchas ocasiones hemos hablado en este blog de la estrecha relación entre arquitectura y automóvil. Desde la proximidad en el aspecto del desarrollo técnico de materiales y sistemas de producción, hasta la importante inversion de los fabricantes de automóviles en edificios singulares para potenciar su imagen corporativa, o el propio desarrollo urbano y arquitectónico de las ciudades modernas, hay una gran variedad de áreas donde arquitectura y automóvil más que entrecruzar sus caminos, van de la mano. Pero hay una de todas que tiene una especial visibilidad, o a veces hasta podríamos decir invisibilidad: la incorporación de la arquitectura más moderna a las imágenes promocionales de los automóviles, tanto en dossieres de prensa como en pubilcidad. Esta es una tendencia en realidad tan casi antigua como el automóvil, y desde los primeros anuncios arquitectura señorial y automóviles han ido de la mano en la promoción de estos últimos, probablemente como un signo de distinción. Conforme pasaron las décadas, la identidad entre automóvil de vanguardia y arquitectura de último cuño se asociaron estrechamente por una sencilla razón: ambas por separado, pero especialmente juntas, ofrecían la imagen del mundo moderno, del futuro próximo. Desde los años 60, la arquitectura está presente en las imágenes oficiales de los automóviles con asiduidad.

En este caso, las imágenes que se asocian estrechamente son el Nuevo Opel Meriva, y la nueva arquitectura de la ciudad de Zaragoza. La ciudad recibió el pasado 2008, con la intervención realizada para la Exposición Internacional, un importante "paquete" de nuevos edificios y espacios que transformaron un área de la misma. Finalizado el evento con sus luces y sombras, los nuevos edificios, en algunos casos realmente interesantes, pretenden ser un arma contundente a partir de la cual construír la imagen de la nueva Zaragoza de cara a las próximas décadas. La Torre del Agua, el Pabellón Puente, el Palacio de Congresos, el Pabellón de España o el Puente del Tercer Milenio, son nuevos hitos dentro de la ciudad, que han de servir para que, además de por el Pilar, por Goya o por los importantes restos romanos, se conozca a Zaragoza como una ciudad dinámica con un importante conjunto de edificios de arquitectura contemporánea. Como por otra parte pretenden tantas otras ciudades al mismo tiempo.

La serie de imágenes oficiales del dossier de prensa mundial del Nuevo Meriva se ha realizado escogiendo como telón de fondo, como ese contrapunto que devuelve al coche su toque de modernidad, edificios de esta "Nueva Zaragoza". Probablemente por la estrecha relación entre este modelo y la ciudad, ya que éste se produce (no sin grandes peleas y tensiones que van de lo industrial a lo político) en Figueruelas, a pocos kilómetros de la capital. Pero también porque en este momento la ciudad contiene una serie de edificios que pueden hacer las veces de solemne acompañamiento técnico y paisajístico a la presentación de un coche. Como en su día hizo, por poner un ejemplo reciente, el hotel de Frank Gehry para Marqués de Riscal, en una campaña publicitaria de Volvo. De esta manera, quizá sin pretenderlo explícitamente pero de un modo eficaz, el dossier de prensa del nuevo Meriva se convierte en una pequeña guía de la nueva arquitectura "post-expo" de Zaragoza, y algo que vale la pena comentar con un poco de detalle para aquellos que no seáis de la ciudad del cierzo, y para aquellos que sí lo seáis, sirve como recordatorio.

El palacio de Congresos:


Esta foto es un detalle del Meriva delante del Palacio de Congresos. El edificio, (que en estos días es objeto de polémica en la prensa local por su gestión) es un interesante bloque que se encuentra junto al Ebro, en uno de los puntos que fueron neurálgicos de la Expo 2008, entre el Pabellón Puente de Zaha Hadid y la Torre del Agua, cruzado por encima por el telecabina que ofrece vistas panorámicas de la zona. Se trata de una obra de Nieto y Sobejano arquitectos, cuyos volúmenes se recortan en las puestas de sol con una atractiva combinación de reflejos sobre los diferentes materiales, desde hormigón a metal y cristal, que forman su estructura exterior.

Iluminación de la Expo:

Las farolas diseñadas por Artec3 son uno de los sellos distintivos del recinto Expo. Unas atractivas luminarias que recuerdan a bailarines con los brazos al viento, de las que se pueden ver todavía en el llamado "Frente Fluvial", junto a la antigua entrada de la Expo al lado de la pasarela peatonal diseñada por Javier Manterola y denominada "Pasarela del voluntariado" rotonda de Avenida de Ranillas. En la foto, o mucho me equivoco con la ubicación, o creo que se ha recurrido a un hábil fotomontaje en el que el horizonte que se aprecia detrás de las farolas nada tiene que ver con el entorno del lugar donde las farolas están propiamente ubicadas, de manera que el resultado final de esta imágen es un tanto extraño, incluso para alguien que no conozca el lugar concreto.


Torre del Agua:


La Torre del Agua, edificio obra del estudio de arquitectura Enrique de Teresa, es uno de los símbolos principales de la Expo y la transformación que ha sufrido esta zona de la ciudad con la incorporación de estos nuevos espacios. Una gran torre hueca, ubicada entre el recinto Expo y el Parque Luis Buñuel, llamado en Zaragoza "Parque del Agua", cuyo perfil en planta imita a una gota de agua, y cuya forma se moldea por la luz sobre sus cristales, ofreciendo bien un perfil redondeado o una potente arista que se eleva y se afila con el viento.

En la serie de fotos del Meriva los fotógrafos escogieron dos vistas en las que queda muy marcada la potente arista posterior del edificio, recortada contra el cielo (el cielo que se ubica justo encima de lo que no se ve en la foto, los montes de El Castellar, parcialmente ocupados por el campo de maniobras de San Gregorio). Lo que llama la atención, y se sabe si uno conoce el entorno, pero también si es un poco observador, es que las dos fotos que reproduzco arriba estan tomadas exactamente en el mismo ángulo, solo que una está invertida. En la foto superior y en la foto inferior la torre ofrece curvaturas diferentes en sus muros. La imágen correcta es la de la foto inferior, mientras que la superior está invertida en espejo, para que pareciese un ángulo de camara diferente. Un truco, un tanto desafortunado, hay que decir, salvo que sea una simple errata en la edición final de las fotos. También en otra de las imágenes se decidió retratar la trasera del Meriva contra el sólido zócalo blanco de la construcción, aunque en esta ocasión con mejores resultados. También en otra de las imágenes se decidió retratar la trasera del Meriva contra el sólido zócalo blanco de la construcción. La Torre del Agua compone un interesante telón de fondo al Meriva con su combinación de metal blanco, cristales, curvas y aristas. En la actualidad, el edificio se encuentra vacío y cerrado en espera de lo que Caja Inmaculada, encargada de la gestión, decida hacer con él.


Puente del Tercer Milenio y Estación de Delicias:



En la foto del dossier del Meriva que tiene un horizonte más ámplio se muestran dos obras que no formaron parte propiamente del recinto de la Expo, pero que han supuesto importantes cambios en la ciudad, ya sea en su estructura viaria o en su red de comunicaciones. Se trata del Puente del Tercer Milenio, el imponente arco de hormigón que salva el Ebro cerrando uno de los anillos de ronda internos de la ciudad, y detrás de él, la Estación de Delicias, donde para el AVE que une Madrid con Barcelona y donde se centralizan también las líneas de cercanías, así como las líneas regulares de autobuses de media y larga distancia. El Puente, una evolución del Puente de la Barqueta, en Sevilla, realizada por el propio Juan J. Arenas, ha destacado por el uso del hormigón blanco de alta resistencia para voltear el inmenso arco que soporta el tablero de la calzada, y en la actualidad es el puente más occidental de los que cruzan el Ebro en Zaragoza. Detrás, en la foto promocional del Meriva, se aprecia la Estación de Delicias. Este edificio, una imponente mole que se alza en un extremo del barrio de Delicias, en el ala occidental de la ciudad, fue construído por el arquitecto José María Valero, conocido en Zaragoza por sus restauraciones e intervenciones de muy alta calidad en bienes del Patrimonio Histórico - Artístico de la ciudad, como el Palacio de Sástago o el antiguo Casino Mercantil, actual sede de Cajalón. La Estación de Delicias (también llamada Intermodal entre los zaragozanos), se encuentra a pocos metros del Puente del Tercer Milenio y es, como cualquier estación, uno de los iconos de bienvenida de los pasajeron que llegan a Zaragoza. Un icono en el que siempre hace mucho frío, pero que poco a poco se va instalando en la identidad de los zaragozanos.


Por alguna razón que desconozco, en el dossier de prensa de Opel no aparecen imágenes de la que quizá sea la obra más conocida internacionalmente entre las realizadas con motivo de la Expo en Zaragoza, el Pabellón Puente de la archifamosa arquitecta Zaha Hadid. Esta obra, uno de cuyos estribos se encuentra a pocos metros del Palacio de Congresos y la imponente escultura de Jaume Plensa que lo escolta, como se ve en la foto de debajo, y es, hoy por hoy, el edificio zaragozano que aparece en todas las guías y referencias de arquitectura contemporánea con mayor asiduidad. Un pabellon que se extiende sobre el río, según la arquitecta, como un gladiolo, y que es su proyecto de graduación como arquitecta que, hasta 2008, no había podido realizar.



En cualquier caso, resulta muy interesante la incorporación de la imágen de Zaragoza a la batería de fotos oficiales del dossier de prensa mundial de presentación del Opel Meriva. Y quizá dentro de un programa que va más allá de lo evidente. Opel, que tiene una planta de producción a unos pocos kilómetros de Zaragoza, y cuyo futuro sigue siendo incierto después de la rocambolesca venta fallida a Magna - Steyr (o simulacro de venta) que GM pretendía para Opel, parece querer asociar directamente la imágen de este modelo a la de la ciudad. Un Meriva que es un proyecto interesante, con sus novedosas puertas de apertura opuesta, y que de tener éxito garantizaría el futuro de la planta zaragozana durante un tiempo razonable, con todo lo que eso conlleva a nivel económico para la región. Dentro de unos años, cuando volvamos a mirar estas imágenes, sabremos si tanto la ciudad con sus nuevos edificios, como Opel con su nuevo modelo, han conseguido los objetivos que tan elegantemente presentaron de la mano a inicios de 2010.


* Como prueba de que las imágenes de Zaragoza han sido usadas para el dossier de prensa del Meriva en todo el mundo, aqui dejo un par de enlaces a dos portales, uno estadounidense y otro alemán, en los que se ven las mismas imágenes

- El Meriva en Inside Line: http://www.insideline.com/opel/meriva/opel-meriva-to-debut-at-2010-geneva-auto-show.html

- El Meriva en la edición original alemana de Auto Bild: http://www.autobild.de/artikel/opel-meriva-2010-_1030625.html

2 comentarios:

Madre de Helena dijo...

Un post con mucho arte. Como siempre

Luis Miguel dijo...

Muchas gracias Flor. En realidad este post se escribía sólo: simplemente había que conocer el entorno, cosa que para mi era más facil por vivir aqui.

Un abrazo

Luis Miguel