19 marzo 2012

Diseñando coches en la época de "Mad Men". Norman J. James y el Firebird III

(See English text below)
Cada vez que uno entra en una tienda de ropa, en una de complementos o en un bar de moda, se los encuentra. A menudo en muchas de las series de moda, cuando uno ve "Pan Am", "Mad Men", o simplemente "Aquellos maravillosos años". Y con una presencia intemporal, como cuando uno ve "Mogambo", "La Reina de Africa", "Casablanca" o "El golpe" y tiene la sensación de que el tiempo no pasa por ellas, no importa cuantas veces se vean. Así, los coches de mediados del siglo XX, especialmente los diseñados en Estados Unidos, se han convertido ya en iconos de la cultura popular que son sinónimo de estilo, tiempo dorado e incluso buenas dósis de optimismo de un tiempo en el que la prosperidad parecía no tener fin.
Hace ya casi tres años que publiqué en ¿Dónde está el depósito...? un artículo en torno a este periodo dorado en paralelo con la carrera espacial, llamado "De Detroit a la Luna". Algún tiempo más tarde di con un libro que tenía su contenido exactamente en el centro de ese fascinante y excitante periodo, y que añadía detalles y datos de gran interés, pero sobre todo la visión personal de un diseñador que vivió aquella vorágine de innovación en primera persona. Me refiero a "Of Firebirds & moonmen. A designer's story from the Golden Age", las memorias de Norman J. James, uno de los diseñadores del prototipo Firebird III que GM presentó en el Motorama de 1959 (ver aquí mi artículo dedicado a los Motorama).
Norman J. James nació en 1932. Siempre mostró gran curiosidad por la astronomía y, como cualquier chaval de su edad en Estados Unidos, fascinación por los aspectos relacionados con la aviación y, posteriormente, la carrera espacial. Se formó en el Pratt Institute de Brooklyn, donde fue alumno de Alexander Kostellow, maestro de buen número de diseñadores de aquel tiempo, entre ellos el propio Bill Mitchell. Precisamente la relación entre Kostellow y Mitchell abrió a Norman J. James las puertas del que probablemente era el más alto destino que un diseñador de coches podía esperar en los años '50: entrar en el equipo de diseño de GM (Styling) dirigido por el igualmente temido y admirado Harley J. Earl. 
Las memorias de James dejan numerosos detalles de gran interés acerca del funcionamiento de GM en los años dorados de su historia y del diseño de coches. Las múltiples referencias a la forma en la que Earl dirigía el departamento de diseño son igualmente jugosas al referirse a la relación de éste con sus trabajadores que cuando describe su trato con los directivos de la compañía. James llegó a la compañía justo en el momento en el que se estaba terminando el fastuoso centro tecnológico diseñado por Eero Saarinen, y dedica buena parte de su libro a explicar la exuberancia de medios de que los diseñadores disponían. El diseñador hace detalladas referencias al innovador trabajo sobre planos a escala 1:1 de los prototipos o por ejemplo a la gran estructura que les permitía trabajar con modelos de arcilla sobre bastidores que les permitían girar la maqueta 360º. Como dato que da idea del poderío económico de GM en aquellos años, James afirma que una sóla maqueta de arcilla podía costar más de 9000 dólares (algo más de 400 000 pesetas de la época). Pero también detalla cómo la compañía le estuvo pagando un vuelo semanal desde Detroit a Nueva York para que terminase sus estudios.
James entró en el equipo de los Concept Car, lo que le posibilitó trabajar en el hilarante, futurista e irreal GM Firebird III que se presentaría en el Motorama de 1959. Un concept movido por un motor de turbina, dirigido por una palanca al estilo de los aviones a reacción, y con dos carlingas transparentes para los pasajeros. Sobre el desarrollo de este concept, Norman J. deja una gran cantidad de anécdotas en torno al calentamiento del motor y detalles de diseño exterior.
Pero quizá uno de los detalles más interesantes del papel de James en el equipo de Harley Earl y en el diseño del Firebird III es el relato de las sesiones de grabación de los prototipos en movimiento. En vísperas del Motorama de 1959, necesitaron hacer sesiones de grabación del coche en movimiento para su campaña de publicidad, imprescindible en estos show de carácter principalmente comercial pero de profundo arraigo en la cultura popular. Precisamente en 1959, el momento de la explosión de la publicidad moderna en Estados Unidos, el momento de la ficticia (pero realista) agencia de publicidad Sterling & Cooper de la serie "Mad Men". En la web del centro de patrimonio de General Motors se pueden ver algunas imágenes de gran valor en torno al desarrollo del Firebird, así como el vídeo que se grabó en aquellas sesiones.
A principios de los años '60, el ambiente de ebullición en el progreso y la relación entre GM y la agencia espacial estadounidense favoreció el paso de James a un proyecto que GM y la NASA desarrollarían en común. El objetivo, nada menos que desarrollar coches para desplazarse por la luna en las misiones de la serie Apollo, que culminaría con el vehículo lunar que en 1971 dió el primer y único paseo de un coche por la Luna, en la misión del Apolo 15. 
Las memorias de Norman J. James es un interesante libro si se quiere tener una visión de primera mano de un periodo dorado del diseño de coches, a través de la trayectoria de un diseñador que hizo el camino directo desde el Detroit de la época dorada hasta la misma Luna.
* Norman J. James; Of Firebirds and Moonmen. A designer's story from the Golden Age; San Diego, Norman J. James, 2007. (http://lottoworlddirectory.com/OfFirebirds&Moonmen.htm)
______________________________________________________
Each time you go into a clothing store, into an assets one or in the coolest pub of the moment, you come across them. Very often in the series you love such as "Pan Am", "Mad Men" or simply "The wonder years". And with an "out-of-time" look, as when you're watching at "Mogambo", "The Queen of Africa", "Casablanca" or "The sting", and you get the feeling that time doesn't get over them, no matter how many times you watch them. This way, half XXth century cars, specially those designed in the US, have gone into popular culture icons which are synonymous of style, Golden Age and even some optimistic way of life in a time when wealth didn't seemed to have an end.
Nearly three years ago I already published in ¿Dónde está el depósito...? a post about this Golden Age of design altogether with the space age, called  "De Detroit a la Luna". Shortly after, I came across a book that were exactly in the center of that fascinating and exciting period, and that brought lots of details and facts that were greatly attractive, and specially the very own view of someone that lived himself that exciting time. I'm talking about  "Of Firebirds & moonmen. A designer's story from the Golden Age", Norman J. James memories. He was one of the designers of the Firebird III concept that GM introduced in 1959's Motorama (see my post about Motorama here).
Norman J. James was born in 1932. He was always very interested in astronomy and, as any other boy in his time in the US, he was fascinated by aviation and, shortly after, space exploration. He learned Industrial Design at the Pratt Institute, Brooklyn, where he met his teacher  Alexander Kostellow, who was the master of so many designers at the time, such as Bill Mitchell, soon to be one of GM's bosses for James. The good relationship between Kostellow and Mitchell opened James the doors of probably the highest challenge to be achieved by a designer at the time: to join GM Styling team under the feared and admired Harlej Earl.
James' memories bring lots of details about GM way in that golden age and car design. Lots of stories about the way Earl ruled its styling department, as well as the way he fiercely fought the executives in the company. Norman came to the company just in time to get moved to the new and astonishing GM Technical Center designed by Eero Saarinen, and he gives lots of details about how brilliant and full of resources the Styling team were in it. For example, he explains the 1:1 scale plans in which they worked, the use of airbrush he introduced there, or the big structures they used for the work in the 1:1 clay models. A fact that gives an idea of the power of the company: a single 1:1 model were at the time more than 9000 $ cost only in clay packs. But he also explains how the company paid him a weekly flight from Detroit to New York in order to complete his studies.
James joined the Concept Car team, and that allowed him to work in the hilarious, futurist and unreal GM Firebird III that were to be introduced in 1959 Motorama. A Concept Car with a jet engine, driven by a jet plane like joystick and with two transparent bubble windshields for the passengers. He tells a lot about the issues on the car development, such as engine warming and exterior design tips.
But maybe the most interesting details in Jame's role at Earl's team and the Firebird III design are the facts about the recording of the commercials and footage for the Motorama, with the rolling car. They needed some shoots with the car rolling in the Warren Test Track for those shows, so deeply rooted in the popular culture. This is exactly the time of the boom of modern advertising in the US, the time of "Sterling & Cooper" company of  "Mad Men". In the GM Heritage Center website you can find some very worthy images of the car test sessions as well as the video shooted at that sessions.
In the early 60's, the highly excited ambient of progress and techincal development, and the links between GM and the NASA led James to join a project to be run by both companies. The goal, nonetheless to build a car to run over the moon surface in one of the Apollo missions. That project turned to become the con el lunar rover to roll over the moon in 1971, the one and only car to be driven on the moon ever, on the Apollo 15 mission. 
Norman J. James memories is such an interesting book if you want to have some first hand information about the golden age of car styling in GM and the space age. A designer that drove the road from Detroit to the Moon.
* Norman J. James; Of Firebirds and Moonmen. A designer's story from the Golden Age; San Diego, Norman J. James, 2007. (http://lottoworlddirectory.com/OfFirebirds&Moonmen.htm)

1 comentario:

xavi dijo...

Felicidades por el articulo y en general por todos los que sueles publicar en tu blog, que me aunque he descubierto recientemente espero seguir muy de cerca a partir de ahora.
Me resulta muy interesantes este periodo de diseño y fabricación de Dream cars Norteamericano, de hecho en zona rapida (mi blog) le dediqué en su dia tres entradas bajo el titulo de "los coches de la era Aerospacial".
Saludos.